Blogia
OsAkA 2oo7 XI MuNdIaLeS De AtLeTiSmO

ANALISIS ESPAÑA Azuloscurocasinegro

La selección española no pasa del bronce de Higuero en 1500m y logra ocho puestos de finalistas, un balance muy discreto para ser el país organizador. El suspenso es indiscutible pero hay datos para el optimismo. Decepción.

Este campeonato pasara a engordar la lista de malos recuerdos para el atletismo español con el paso de los años. En un análisis detallado de la actuación global de los 24 atletas (con las dosis de injusticia que esto conlleva) no nos encontramos un desastre, una catástrofe o un estrepitoso fracaso como proclaman con rapidez los que solo han mirado de reojo al Luís Puig. Más lejos, por supuesto, queda la valoración del inamovible presidente de la federación José Maria Odriozola, quien daba a la actuación un “Notable Alto”. Un bronce y ocho puestos entre los ocho mejores (de los que hubo tres cuartos puestos muy cercanos al podio) serian un papel mas que digno y aseado si este Mundial Indoor hubiese sido lejos de nuestras fronteras y la selección llevada hubiese sido la justa tras un invierno gris pero no aquí.  Porque hay que recordar que España llegaba con lo justo: Solo catorce marcas mínimas desde enero y unos campeonatos nacionales sombríos, solo iluminados por la plusmarca de Quiñonez. La federación engroso la lista por jugar en casa pero no se ha respondido a las expectativas creadas. El balance final es una medalla de bronce (Higuero en 1500m), una que fue un rato pero se quedo en cuarto puesto (Casado en la misma prueba), otros dos cuartos mas (Mayte Martínez en 800m y Ruth Beitia en altura), un quinto (Montaner en longitud), un séptimo (Quiñonez en 60mv) y dos octavos (Sergio Sánchez en los 3000m y Onyia en 60 metros vallas). Ocho atletas en posición de finalista y una medalla suponen un puesto mas que en Moscú 2006 (7) y una medalla menos (allí 2). Y eso que a la capital rusa se fue con cuatro atletas menos y una selección justa. En Valencia se dieron oportunidades y no todos las aprovecharon. España ha terminado vigesimoquinta en el medallero. Mal sin paliativos. Pero fue séptima en la clasificación por puntos (más democrática) y cuarta en el numero de finalistas. 

Sin embargo hay recuerdos, marcas y actuaciones para el optimismo. Se miraba con atención a siete atletas ya citados el primer día y ninguno de ellos fallo con estrépito (que podía pasar) porque los siete estuvieron en las finales. Las medallas eran otra cosa. De ellos la actuación del 1500m fue maravillosa y hubo dosis de mala suerte: Onyia se cayo cuando rozaba el podio pero demostró la valía que se la presuponía y es una gran apuesta de futuro, Beitia no paso el metro noventa y nueve pero pudo subir al podio por un fallo ajeno. Alguna medalla más estuvo al alcance.Además un atleta como Sergio Sánchez se metió en la final inesperadamente y acabo entre los ocho primeros mejorando su marca. Grata sorpresa. Y Naroa Aguirre también lucho con las mejores aunque no pasara del noveno puesto en una temporada de transición para ella.Andrés Capellán fue décimo a las puertas de la final, mejoro la marca 28 cm y llego por primera vez hasta los 16.67m en triple salto. Una gran noticia para una prueba enferma en España y observando que Capellán solo suma 21 primaveras.La mala actuación no varia nada las cosas para Pekín aunque se dispare el pesimismo. Hay que esperar al desarrollo de la temporada de verano pero se puede llevar un equipo muy amplio (hasta 60 atletas). Paquillo es la baza segura y a partir de ahí lo que surja. Quizá más la marcha, el maratón, Mayte, Higuero, Beitia, Pestano… Los de siempre y algún joven con ganas de sorprender. Es lo que hay y poco cambia.Por ultimo siempre se comenta que debemos fijarnos en los países de nuestro entorno para valorarnos y ahí salimos favorecidos. Portugal se lleva oro y bronce, si. Por sus saltadores no nativos Gomes y Evora. Pero Francia e Italia se van de vació. Ni una sola medalla. Hundidos y ya en Osaka lo hicieron mal. En Europa nos han superado muchos en el medallero pero solo Rusia, Gran Bretaña y Ucrania por puntos. Mas o menos como estábamos.No es para estar contentos porque Valencia se volcó con pancartas de ánimo a los mejores, con banderas, con peñas, con gritos, con gradas llenas en los momentos importantes y la actuación no es buena pero tampoco una tragedia. 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres